El Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) ha dado a conocer recientemente las cifras relacionadas con la evolución de la Canasta Básica Total (CBT) y la Canasta Básica Alimentaria (CBA) durante el mes de marzo. Según el informe, la CBT aumentó un 11,9% respecto a febrero, mientras que la CBA trepó un 10,9%.

Estos incrementos se encuentran en línea con la inflación general del mes, que fue del 11%. Las canastas básicas, que son herramientas clave para estimar los niveles de pobreza e indigencia en el país, muestran una desaceleración en su ritmo de crecimiento en comparación con meses anteriores.

Es importante destacar que, si bien las cifras muestran una desaceleración, aún es prematuro determinar si esta tendencia se mantendrá en los próximos meses. La situación económica y las variables que afectan los precios pueden variar, por lo que es esencial continuar monitoreando la evolución de estos indicadores.

En cuanto a la comparación con el Índice de Precios al Consumidor (IPC) en lo que va del año, la CBA ha crecido 2,8 puntos porcentuales menos que el IPC. Este dato refleja la mayor importancia de otros ítems en el gasto de las familias argentinas, como los servicios, que han mostrado variaciones significativas en los últimos meses.

La evolución de la CBT y la CBA es un reflejo directo de la situación económica y el poder adquisitivo de la población. El aumento en estos indicadores puede impactar directamente en la calidad de vida de las familias y en la capacidad de acceso a alimentos y servicios básicos.

Ante este panorama, es fundamental que las políticas públicas se enfoquen en mitigar los efectos de la inflación y garantizar el acceso a alimentos y servicios esenciales para todos los argentinos. Además, es necesario promover medidas que impulsen el crecimiento económico sostenible y la generación de empleo, contribuyendo así a mejorar las condiciones de vida de la población y reducir los niveles de pobreza e indigencia en el país.