Efectivos policiales detuvieron a un joven de la filial de Boca Juniors en Florencio Varela cuando el mismo viajaba a Uruguay para ver el partido de fútbol entre Boca y Nacional, acusado de estar ligado a negocios del narcotráfico en Rosario pese a que el joven nunca estuvo en la ciudad y sus compañeros confirmaban que se confundieron de persona ya que el prófugo tiene su mismo nombre.

El episodio provocó un amplio repudio en las redes debido a la gravedad de las acusaciones contra el joven, que desde hace días está privado de su libertad.