El paro de colectivos en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) ha generado la interrupción de alrededor de 300 líneas urbanas desde la medianoche, como resultado de la retención de servicios anunciada por la Unión Tranviarios Automotor (UTA).

La medida se lleva a cabo después del fracaso del encuentro entre el gremio y las cinco cámaras en la Secretaría de Trabajo, donde las empresas no confirmaron el depósito de los montos reclamados por el gremio para el pago de salarios.

Esta situación afecta a miles de usuarios que dependen del transporte público, ya que más de 400 líneas circulan por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y el conurbano